Corría el año 2016 cuando el grupo local de la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) planteó en un Consejo Sectorial de medioambiente la protección del Arroyo de Valdecarrizo, convirtiéndolo en un parque lineal para “ser vivido y no invadido”.
La intención fundamental de la propuesta es la protección del humedal más importante que tenemos en el término de Tres Cantos, el Arroyo de Valdecarrizo-Bodonal, cuya riqueza natural y diversidad de flora y fauna obligan a su protección y a mejorar y corregir las zonas de elevada degradación que se acusan a lo largo de este cauce.

A mediados de ese año ya propusieron formalmente la creación del Corredor Fluvial Periurbano de Valdecarrizo-Bodonal. No vamos a cansaros con las incesantes subidas y bajadas de este proyecto, siempre aprobado, pero que nunca llega al Pleno y, mucho menos, a los presupuestos. Del Consejo Sectorial sube la propuesta al Consejo de Participación y desde éste baja otra vez al Sectorial para subir de nuevo a … Son mecanismos formales para que parezca que existe la participación ciudadana pero que, en la práctica, marean a las personas para que desistan.

Es por eso por lo que, en el Pleno Municipal de marzo, hemos decidido hacer nuestra la propuesta de ARBA y presentarla como moción. Si se aprueba -esperemos que así haya ocurrido cuando este artículo entre en imprenta- no está garantizada su ejecución. Has leído bien, el gobierno municipal marca los tiempos y guarda en los cajones los acuerdos del Pleno tanto tiempo como considere oportuno. Hay mociones sin ejecutar desde hace años.

Las riberas de los cauces de los ríos y arroyos cumplen funciones ecológicas importantes y variadas, por lo que deben ser protegidas de agresiones o usos inadecuados. Es preciso preservar el estado de dominio hidráulico, prevenir el deterioro de los sistemas acuáticos, conservar los hábitats naturales y la fauna y flora silvestre. Los cauces y sus riberas han sido afectados por prácticas humanas que inducen al cambio del uso del suelo. En zonas urbanas y rurales, los cauces, incluso, son estrangulados o cubiertos por construcciones o vertidos, llegando en muchos casos a un deterioro alarmante que pone en peligro los ecosistemas acuáticos y ribereños.

En nuestro municipio contamos con la existencia del arroyo Valdecarrizo-Bodonal que es un humedal perteneciente a la cuenca del Jarama, y protegido por la Confederación Hidrográfica del Tajo. Este arroyo posee una riqueza de fauna y flora, conectada con las del Monte de Viñuelas, las del arroyo del Moralejo y las praderas y pastizales del Tagarral, que debe ser protegida y conservada por el bien de la propia ciudad y de sus vecinos, ya que es la única conexión más directa de la ciudad con la naturaleza más rica de Tres Cantos.

Es preciso revertir el deterioro y abandono de los aledaños del arroyo, por la acumulación de basuras y de todo tipo de vertidos, además de otro tipo de agresiones debido al proceso de urbanización del Nuevo Tres Cantos, las viviendas unifamiliares en La Hípica o el aparcamiento “temporal” en parcela municipal motivado por la ampliación de Normon.

No encontramos razón alguna que justifique el abandono del territorio natural del que disfrutamos y del que somos responsables. La cultura y madurez de un pueblo se mide por su implicación en la conservación de su entorno. En estos momentos en los que el cambio climático es un hecho incuestionable, el respeto y la conservación de la naturaleza deben ser una prioridad ineludible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies