Artículo originalmente publicado en en Boletín Municipal del mes de mayo.

Las próximas elecciones municipales pueden ser históricas para Tres Cantos. Cuando este artículo se publique, las elecciones generales ya se habrán celebrado, aunque es muy probable que aún no tengamos gobierno formado. Entre otros motivos, por culpa de que a final de este mes de mayo se celebran las municipales, autonómicas y europeas y, si ningún grupo ha obtenido mayoría suficiente, algunos grupos no querrán mostrar abiertamente sus p

osibles alianzas poselectorales, no sea que decantarse hacia uno u otro lado, les reste votos en las municipales. Política antigua y oscura, esa política de la que las personas estamos un poco hartas.

Pero, Ganemos es una confluencia municipalista, donde nuestra acción política en común se ciñe a Tres Cantos y el carné que cada uno tenga -o no tenga- en el bolsillo, no nos impide trabajar juntos por nuestra ciudad y, sobre todo, por las personas que la habitan.

Nos enfrentamos a unas elecciones históricas, hay muchas ganas de cambio en Tres Cantos. Llevamos más de 20 años de gobierno de la derecha y eso ha producido dos problemas. El primero, uno transformación imparable de nuestra ciudad hacia la típica ciudad dormitorio para personas acomodadas. El segundo, un sentido caciquil de propiedad, del ayuntamiento y de lo público, por parte de los que mandan.

Nuestra ciudad se desarrolló desde el cooperativismo y con una concepción urbanística y de convivencia diferente a otras: sectores abiertos, muchas zonas comunes, todos los servicios y dotaciones (especialmente educación y deportes

) a mano. La ciudad actual va cerrando sus sectores por problemas de seguridad. Va perdiendo comercio y servicios, y las dotaciones, que se van concentrando en zonas determinadas, ahora hay que compartirlas c

on muchos más vecinos y, además, pierden cercanía. Del Nuevo Tres Cantos ni hablamos, se trata de otro tipo de ciudad, muy aparente, muy poco parecida a Tres Cantos.

Tantos años gobernando y haciendo “de su capa un sayo”, hace que el equipo de gobierno actúe en nuestra ciudad con un sentido de la propiedad impropia de la gestión municipal democrática del siglo XXI. Pareció en 2015 que, a punto de perder el gobierno, con un solo concejal de diferencia, el estilo del mandato iba a ser otro. Fue un espejismo que duró poco. Según se vieron afianzados en sus formas y en sus decisiones por los dos concejales del Partid

o Ciudadanos, volvieron al modelo de siempre, el de hechos consumados.

En estos días, deprisa y corriendo, intentan lavar la cara de la Ciudad creyendo que, de nuevo, las vecinas y vecinos van a estar más pendientes de las apariencias que de las necesidades reales.

Hay que reconstruir una ciudad amable y solidaria para sus habitantes. Con soluciones reales para los más jóvenes, con un futuro digno para nuestros mayores, con apoyo para quienes, en un momento dado, lo necesitan. Con dataciones públicas eficaces y de calidad al alcance de todos. Con una movilidad realmente eficaz, pacificando el tráfico rodado y fomentando el transporte público. Protegiendo nuestro entorno, esta zona privilegiada que estamos obligados a dejar a las generaciones futuras en las mejores condiciones. Una ciudad diferente, pensada y construida entre todas las personas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies