En marzo de este año se cumplió el 10º aniversario del sorteo al que varios miles de jóvenes tricantinos se presentaron esperanzados.

SOSlas1000Eran mil viviendas de protección, fruto de un Convenio entre la Comunidad de Madrid y nuestro Ayuntamiento. Se encargó el desarrollo de las viviendas al agente urbanizador conveniado por el Consistorio, la constructora FCC. Tres Cantos, a la cabeza del neoliberalismo, externalizaba -léase privatizaba- todo el desarrollo del Nuevo Tres Cantos, incluidas las 1.000 viviendas de protección para nuestros jóvenes. Mil adjudicatarios que celebraron su buena suerte y otros quinientos quedaban como reservas, esperando ansiosamente las bajas.

Llegaron las elecciones municipales, en mayo del 2007, y el Partido Popular obtuvo su primera mayoría absoluta en Tres Cantos. ¿Casualidad o consecuencia? Cada cual decida.

El caso es que poco a poco las condiciones prometidas iban siendo modificadas, poco a poco. Oscuros problemas administrativos dilatan la calificación provisional de las viviendas, mientras la Comunidad de Madrid publica un nuevo módulo que beneficia a FCC y perjudica a los beneficiarios: Menos metros cuadrados, alquileres más elevados y un precio final de venta disparatado. La Comunidad legisló para que lo sorteado antes del cambio de módulo, quedase sin alteración. Así fue en todos los municipios, excepto en Tres Cantos, porque aquí el suelo era privado. Son los daños colaterales de la privatización, que algunos defienden como positiva.

Los adjudicatarios van abandonando y los reservas, también. Por el camino, llega la crisis. FCC decide vender las viviendas en bloque. La Comunidad aprueba una Ley para permitirlo. El Ayuntamiento mira para otro lado: “negocios privados, entre empresas”. FIDERE, la filial española de una inversora norteamericana, BLACKSTONE -uno de los llamados fondos “buitres”- compra las 1.000 viviendas a una media de 72.000 € cada una. Sí, esas que ahora, pasados 7 años desde la calificación definitiva, Fidere tiene que ofrecer en venta a los inquilinos. Las ofrecerá al máximo que la Ley les permite: 180.000€.

Para alquilar los pisos que estaban vacíos, Fidere ha recurrido a ofertas y descuentos temporales. De nuevo mil familias viven en una casa en “alquiler con opción de compra”, pero muchos no podrán o no querrán comprar. Pero, el precio de arrendamiento futuro se desconoce. Fidere lo fijará en el último momento, exprimiendo al máximo.

En junio, todos los grupos municipales llegamos a un acuerdo, para apoyar a las personas que habitan en las 1000. En septiembre nos reunimos los 4 grupos y llegamos a varios acuerdos, destacamos dos: una posición común frente a Fidere y una tasación oficial de alguna vivienda, que permita saber lo que valen realmente en el mercado y lo que los bancos van a poder conceder como crédito hipotecario.

No parece que se hayan cumplido aún ninguno de los dos acuerdos. El PP, responsable del urbanismo local desde el año 2000 y de todo el gobierno de Tres Cantos desde el 2007, de nuevo da un paso atrás y diluye su papel frente a Fidere. Al mismo tiempo, dilata inexplicablemente la tasación acordada.

Afrontamos la recta final, entramos en el 2018. En Ganemos tenemos claro nuestro apoyo a las mil. Estaremos con el resto de grupos que apoyen sin dobleces. Los inquilinos son los primeros que tienen que pelear por sus derechos, en esa lucha, nos tendrán a su lado. #SOSlas1000

Difunde en
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contraportada